Estas aquí

Falsa alarma de incendio en el Habana Libre


En horas de la mañana de este domingo 4 de febrero , una humareda blanca comenzó a salir de El Polinesio, afamado bar-restaurante del hotel capitalino Habana Libre ubicado en zona céntrica de la capital.Los vecinos de los alrededores, alarmados, llamaron a los bomberos por temor a un incendio.

Se conoce que desde la fundación del hotel en 1958, El Polinesio, ubicado en el ala lateral correspondiente a la Avenida 23, se ha distinguido por cocinar las carnes al horno, en sus inicios con troncos de mangle rojo, ahora con macurí, otra especie de árbol que crece con más facilidad en nuestros humedales, explicó Luis Castellanos.

«Las carnes de pollo y cerdo desprenden mucha grasa. Lo que ocurrió hoy es que subió el volumen de calor en la leña del macurí. La grasa concentrada en el horno se quemó y empezó a emanar más humo de lo normal a través de los extractores, que dan al ala lateral del hotel. Por eso se alarmaron los vecinos», resaltó responsable de la instalación.

Al percatarse de la humareda, los 20 trabajadores del restaurante se pusieron inmediatamente en función de controlarla.

Para bajar el calor de la cocina, separada del área de las mesas por unos gruesos cristales, «solo tuvimos que utilizar uno de los cuatro extintores del Polinesio. Aún no había abierto al público y apenas empezaban a prepararse las carnes del día», comentó.

Aunque solo fue una falsa alarma, esta experiencia trajo también sus beneficios. «Pudimos comprobar la agilidad de los cuerpos de bomberos y demás autoridades de la ciudad ante el peligro de incendio y nos sirvió de simulacro».

En la tarde de este domingo ya todo había vuelto a la normalidad en las avenidas 23 y L. El Polinesio no sufrió daños, ni sus trabajadores. Por eso, su funcionamiento no será interrumpido en los próximos días.

Gracias a la agilidad de los bomberos no sufrió danos el inmueble .Una vez más se refleja la solidaridad del pueblo cubano ante una situación como esta en especial a los vecinos de lugar la cual fue muy admirada su actitud.

Por Gislania Bofill Carmenates

Artículos relacionados

Comenta con Facebook (0)